El Eterno Retorno

Hace algunos meses que no escribo nada, hace algunos meses en los que en mi vida al parecer no ocurre nada de nada, es uno de esos momentos de “crisis dentro de crisis” que todos alguna vez hemos experimentado y supongo que a cada uno le afectan de una manera especial, pero para mi, crossdresser, eso afecta en que mi necesidad de vestirme aumenta, supongo que es una manera de evadirme de los problemas cotidianos y ser otra persona con la que disfrutar frente al espejo de una ficticia realidad aunque no por ello menos satisfactoria.

Como decía, hace meses que no escribo porque hace meses que no sentía la necesidad de vestirme, pero la vida nos da reveses que es difícil afrontar estando siempre en el mismo sitio y supongo que es por eso por lo que en un intento de “desdoblarme” vuelve a mi esta, denominada por muchos estupid@s , “sucia afición”.

No se si será asi en todos los casos pero, al menos en mi, esta dependencia de “mi otro yo” se hace más patente en momentos de crisis, sea esta del tipo que sea, y es por ello por lo que se pueden dar casos en los que esté hasta un año sin vestirme o maquillarme y del mismo modo pasar a lo opuesto, dependiendo de mi expresión femenina como si de una droga se tratase.

En definitiva, qué vuelvo, tal vez porque nunca me marché y jamás lo haga. Así que seguiré por aquí, soltando estas “pajas mentales” que a nadie interesan y posteando entre medias cosas curiosas a modo de diario para poder llevar cuenta de todo lo curioso de este mundo; de muestra mi último descubrimiento, una pelicula llamada “El corazón es mentiroso”  (The Heart is Deceitful Above All Things), del año 2006 que todavía no he visto pero que todo apunta a que no es una comedia, ¿que porqué hablar de una pelicula que no se ni de qué va?, pues bien sencillo, solo por una imagen que llamó mi atención sobre la cinta, una de las más bellas imagenes que he visto en tiempos.

PD. Desearía ser normal, no preguntarme el porqué de mis decisiones, hacer lo que hacen todos simplemente porque se lo ordenan, no transgredir las normas sociales y no sentirme sucio si lo hago; desearía aceptar mi rol en esta vida sin buscar nada más alla, porque en el fondo se que no hay más, desearía que asi fuera, ¡pero no puedo!.



A %d blogueros les gusta esto: