La primera vez que… me masturbé en público (2ª parte)

El día en cuestión al que me refiero en esto de las masturbaciones públicas (que solo fue aquel día) fue uno en el que estábamos preparados para la clase de gimnasia, tendría unos 10 años (todavía no eyaculaba, menos mal, supongo que si no me lo habría pensado dos veces antes de comenzar) y la clase era después del recreo. El patio estaba lleno y, tal vez porque había habido clase antes de salir al patio, las cuerdas estaban colocadas en su sitio… así que, como no teníamos nada mejor que hacer practicábamos a subirlas; no se si lo conoces pero, a parte de las cuerdas, también existe otra modalidad que es un palo, de unos 7-10 metros, yo no había tenido mucha oportunidad de subirlo así que ahora que había poca gente interesada en él me puse a ello. Lo agarre con las dos manos y empecé a subirlo pero al poco tiempo del recorrido, como metro y medio, empecé a notar que el rozamiento de la parte interna de mis muslos y de mis genitales con aquel aparato realizaban en mi el mismo efecto que el borde de los muebles con los que me aliviaba; lo que hice después no se ni como se me ocurrió pero, viendo que, si me bajaba de allí en ese mismo instante, la gente que tenia delante (como unos 50 niños correteando de acá para allá, más los que simplemente pasaban camino de la puerta de entrada) se daría cuenta del bulto y empezarían a decirme de todo en escarmiento público, decidí que, como no podía dejarlo, y las fuerzas para subir me flaqueaban al irse todas en el principio de orgasmo, me quede quieto, restregándome con el palo entre las piernas en un recorrido de 50 cm. arriba, 50 cm. abajo… compañeros de clase que esperaban su turno y que veían que no me movía del sitio por muchos esfuerzos que hiciera (menos mal que no sospechaban para que :*)) empezaron a decirme que parecía un jamón, que dejase de estar colgado y que me retirase de allí para que subiera otro, y, a los pocos segundos de eso, me vine y aquello volvió a su posición de descanso. Al bajar, estaba exhausto y me miré disimuladamente la entrepierna para ver que el pequeño bulto que pudiese quedar era apenas perceptible. Fue increíble y lo mejor de todo es que nadie se dio cuenta, ¡menos mal!.

Viendo mis principios en esto del onanismo me siento afortunado porque siempre lo viví de una manera muy natural, fue surgiendo todo en las épocas de mi vida que lo necesitaba y nunca tuve ideas raras que me viniesen de fuera de mi entorno o de mi propia familia. Se que hay mucha gente con padres retrógrados que acomplejan a sus hijos con que se van a quedar ciegos si se tocan o curas que le dicen a los chavales que les saldrán pelos en las manos… menos mal que todo eso yo no lo viví, aunque, a colación de esto recuerdo una vez que en un probador de una tienda de niños estaba yo cambiándome de pantalones, a esto la tienda llena, y de repente, cuando tenia el pantalón nuevo en la mano para calzármelo, se descorre la cortina… era una niña de las muchas que había fuera, yo tendría unos 10-11 años, la niña no llegaría a los 7, yo me quedé con un corte que no sabía donde meterme y, ¿que creéis que se le ocurrió decir a la niña?, pues nada, pero mientras salía escopetada en dirección contraria al probador en busca de su santa madre, comenzó a gritar: ¡Mamá, mamá, ahí dentro hay un niño tocándose su cosita!… :?, ¿tú te lo crees? porque a mi me jodió el día, toda la tienda creyendo que me estaba metiendo mano porque una mocosa comenzó a decir una cosa que no era cierta… en aquel momento lo único que pensé es que qué le había hecho yo a esa puta mentirosa para que fuese diciendo aquello, pero hoy ya no le hecho la culpa a ella, más bien la compadezco por tener una educación retrograda que lo único que hace es mal a ella y a todos los que la rodean, pero también compadezco a la madre porque, lo mas seguro es que con esa educación que le dio a la hija creyendo que así la salvaba “de todo mal”  lo mas probable es que en su grupo de amistades a día de hoy a su hija la conozcan con apodos tan descriptivos como pelopaja o tragasables.

 

Anímate y comparte tu propia experiencia en los comentarios :)

4 Responses to “La primera vez que… me masturbé en público (2ª parte)”


  1. 1 dabiel alejando saldarriaga febrero 2, 2010 a las 5:37

    ola yo quiero ser como una niña como travesti pero nose como empezar para aprender si hay alguna travesti como me ayudaria a empezar mi historia es cuando tenia 8 años un pelado me dijo ven par ca el me quito la camisa me empezo a besar muy deliciosamente despues nos desnudadmos totalmente y ya fuen de verdad a mi me encanta ser una mujer por dentro peor no epodido ser como yo soy si alguna travesti me orienta muy bien pra mi gracias

    graicias att daniel

  2. 4 nena febrero 3, 2010 a las 2:20

    no creo que ese sea el “tipo” de travestismo de esta pagina, es mas, creo que tus vivencias poco tienen que ver con nuestra “aficion” sino que tienen mas que ver con tu propia identidad sexual y su aceptacion, tanto propia como social. Es como yo lo veo, tal vez alguna otra amiga pueda orientarte mejor.

    Saludos


Comments are currently closed.




A %d blogueros les gusta esto: