La primera vez que… me masturbé en público (1ª parte)

Se que el titulo induce a error ya que lo primero que se te puede venir a la mente es un tío machacándosela frente a un auditorio, pero creeme que, aunque no fue así, sí terminé masturbándome y sí fue en público.

Me da un poco de vergüenza admitir que por aquel entonces no sabía lo que era la masturbación, aunque la practicaba desde pequeño, y no supe lo que era una “paja” hasta que tuve mis 12-13 años. Yo desde temprana edad, y por temprana me refiero a los 7-8 años, me he masturbado, pero, como decía, nunca supe que lo llamaban así hasta los 13, el caso es que yo solo sabía que aquello que hacía me daba placer y por tanto lo practicaba de vez en cuando. Lo que solía hacer era usar un mueble de la casa, un armario o una mesa, y, con las manos apoyadas en el borde me sostenía en él sin poner los pies en el suelo, quedando de esta forma todo el peso de mi cuerpo sobre los brazos; de esta manera pegaba la pelvis al borde del mueble y comenzaba a restregar mis partes arriba y abajo contra el borde con la presión suficiente, ni mucha ni poca… con esto lo que conseguía era que el pene se pusiese en erección y, una vez así, poder restregar su parte interna entre el borde y mi cuerpo. Esto me producía orgasmos increíbles que no iban acompañados de eyaculación (todavía no tenía edad) y era la única manera en la que los podía conseguir… con el tiempo perfeccione mi técnica usando una cajonera con uno de los cajones abiertos para que quedara estratégicamente colocado y apoyándome en el borde del mueble con las manos y en la cama con los pies repetía la acción (esto me dio uno de los mayores sustos de mi vida ya que un día, tendría unos unos 11-12 años, tuve una sensación súper fuerte, mas de lo acostumbrado e interna, y, al retirarme, contemple aterrado que el interior del cajón y mi miembro estaban manchados de una sustancia pringosa y muy pegajosa, lo limpié como pude y supuse que era natural ya que no tuve ningún dolor, y a partir de entonces me siguió sucediendo así que lo dí como algo normal pero que me estaba fastidiando el juego (cada vez que lo hacia tenía que tener cuidado de salir corriendo antes de terminar si no lo quería dejar todo hecho un asco). Con el tiempo supe que aquello era una eyaculación pero aquellas primeras eyaculaciones mías no eran como las de los libros, no era siquiera semen, eran como eyaculaciones de liquido preseminal, era el principio de mi yo adulto. Contado esto comprenderás ahora por que hasta que no cumplí los 13 no supe que era una paja (palabra que no oí hasta que unos compañeros, en tono de guasa, la dijeron refiriéndose a que yo me debía despellejar haciéndomelas y por eso estaba tan delgado) y es que ni siquiera me masturbaba de aquella forma sino restregándome con la parte baja de la taza del cuarto de aseo o apoyándome en el lavabo (por aquellos días ya había abandonado los muebles por sitios mas higiénicos y mejor limpiables). También recuerdo que cuando supe lo que era esa “novedosa técnica” la intenté reproducir pero sin éxito ya que no conseguía la excitación ni el placer que conseguía “a mi manera”, es más, las primeras veces que lo hice “a mano” lo único que conseguí fue una enorme inflamación del prepucio debida al rozamiento que me duraba casi 2 días, por lo que durante algún año mas seguí a mi manera, hasta que termine cogiéndole el tranquillo, hoy por hoy es mi técnica favorita :).

 (continuará…)

1 Response to “La primera vez que… me masturbé en público (1ª parte)”


  1. 1 Eduard octubre 29, 2010 a las 3:47

    Muy interesante les recominedo una web con directorio de Travesis en mexico (EDITADO)

    NOTA AL PORQUÉ DE LA EDICIÖN: por favor no pongais comentarios con enlaces de tinte tan marcadamente comercial si no tienen una relación directa con el tema que se trata. Gracias.


Comments are currently closed.




A %d blogueros les gusta esto: